Agrava al Hospital Civil de Oaxaca obra mal ejecutada

Nadia Altamirano

 http://www.nvinoticias.com/nota/92040/agrava-al-hospital-civil-de-oaxaca-obra-mal-ejecutada

Desde agosto de 2017 que fue inaugurada, el área de tococirugía significa un problema para el Hospital General doctor Aurelio Valdivieso: existen espacios “muertos”, se sustituyeron camas por camillas y se abrió sin contar con un espacio de pediatría.

Después de las obras de remodelación a cargo de la empresa Kedmex, el área tiene dos salas de expulsión, pero una se debió cerrar y habilitar otra como área de reanimación neonatal con cuatro camas cuneros.

Sala de parto como reanimación neonatal

Tomasa no ha tenido oportunidad de pasar al área de pediatría, donde funciona de manera improvisada la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) por las obras de remodelación a cargo también de la constructora Kedmex.

El pasado 27 de abril dio a luz por cesárea con 37 semanas de gestación, pero tuvo una sepsis y se infectó el producto.

En estas dos semanas la bebé prematura, que pesó 2.08 kilogramos al nacer, logró estabilizarse y egresará del hospital sin haber pasado por la UCIN ni pediatría, pues todo el tiempo lo ha pasado en una de las dos salas de expulsión de tococirugía.

Lo anterior viola toda norma hospitalaria. “No debería de ser así, porque niño que nace enfermo se estabiliza y debe ir a un lugar de cuidados intensivos, pero como no hay lugar, se quedan hospitalizados acá”, explica la Coordinadora de la Reanimación Neonatal, Ana Luisa Flores.

126.5 mdp a la remodelación
1 mil 416.92 metros cuadrados de construcción a remodelar
43.5% de avance de una obra que debió concluir en enero de 2017
200% la operación en el hospital por algunos días

 

Como todas las seis camas de terapia intensiva e intermedia en pediatría estuvieron ocupadas, se intentó referir a Tomasa al Hospital de la Niñez Oaxaqueña, pero ahí tampoco hubo lugar.

Por ser prematuros de alto riesgo, el personal del Hospital Valdivieso “tiene que darle atención”, porque aunque se atienda el parto en un centro de salud, si nacen con una complicación “van a necesitar hospitalizarse en la UCIN”.

Sin embargo, para el ginecólogo Nicolás Ricardo Amador Jiménez, aunque un recién nacido nazca estable, en el área de tococirugía recién remodelada se requiere un espacio pediátrico que la empresa no construyó.

Sin camas, porque no caben

Antes, “amontonados o como fuera” en ese cuarto piso del hospital cabían cinco camas en donde esperan mujeres con trabajo de parto o con una cesárea por realizar. El número se aumentó a seis éstas son sólo camillas porque en el piso no caben las camas hospitalarias.

Además hay espacios “muertos” que se dejaron como pasillos que no se utilizan, lo que resta espacio y demuestran que la obra “está mal hecha”.

En uno de esos pasillos Angélica N., originaria de San Felipe Tejalapam pasó más de siete horas esperando que se desocupara una cama en donde pudiera recuperarse del parto.

“Ya llevo mucho tiempo, está haciendo mucho frío y apenas me dieron una sábana porque no había”, relató mientras achicaba su cuerpo en la camilla para poder amamantar a su segunda hija que por primera vez la hizo ingresar al Valdivieso para comprobar la saturación en el servicio que llega a operar hasta al 200 por ciento.