Al profesor con cariño – Luis Maldonado Venegas

Al profesor con cariño – Luis Maldonado Venegas

 

 

En 1966 el novelista australiano James Clavell (1924-1994) escribió el guion y dirigió la película inglesa To Sir, with love (Al maestro con cariño, en Hispanoamérica), protagonizada por el actor negro Sidney Poitier. El argumento fue retomado de una novela del escritor guyanés de raza negra, al igual que Poitier, Eustace Edward Ricardo Braithwaite, incansable luchador contra la discriminación racial (1912-2016) .

 

La película fue un éxito cuya exhibición se expandió al año siguiente por todo el mundo. Incluso el tema musical, la canción To sir, with love, interpretada por Marie McDonald McLaughlin Lawrie, mejor conocida como Lulu, se colocó en el número uno de las preferencias melódicas y la revista especializada Billboard la consideró la “canción del año” en 1967.

 

Trata la cinta de la historia de un ingeniero desempleado llamado Mark Thackeray (Poitier), que consigue trabajo como maestro de estudiantes aparentemente muy conflictivos en una escuela de los suburbios londinenses. El profesor Mark fracasa cuando trata de ganárselos con métodos pedagógicos tradicionales, hasta que busca y encuentra nuevas estrategias educativas, con las que se gana la confianza y el cariño de sus alumnos.

 

Viene a cuento el recuerdo de esta película porque en mi opinión, y en la de muchos expertos en pedagogía, Al maestro con cariño rescata la valía de quienes han entregado su vida a la muy noble misión de educar: los maestros.

 

Cuando pergeño estas líneas, ronda en nuestras festividades cívicas nacionales la del 15 de mayo: Día del Maestro. La fecha es diversa en América, Europa e incluso en Asia.

 

Son tan diferenciadas como el 11 de septiembre en Argentina, 6 de junio en Bolivia, 7 de marzo en Albania, 24 de noviembre en Turquía o 12 de junio en Alemania. A estas efemérides se suma la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura  (Unesco), que en 1994 instituyó el 5 de octubre como el Día Mundial del Maestro.

 

Solamente México, Colombia y Corea del Sur coinciden en el 15 de mayo como Día del Maestro. En el caso de México concurren dos fechas: a) La conmemoración de la Toma de Querétaro, cuando el 15 de mayo de 1867 Maximiliano de Habsburgo se rinde en esa ciudad ante el general Mariano Escobedo y b) El 15 de mayo de 1950, cuando el papa Pío XII proclamó a san Juan Bautista de La Salle (1651-1719) “patrono universal de todos los educadores”.

 

Colombia retomó también la decisión papal de consagrar a La Salle y dedica el 15 de mayo al Día del Maestro, en tanto que Corea del Sur suele festejar en esa fecha a los docentes y exprofesores destacados. Como el calendario coreano se rige por el sol y por la luna, el Día del Maestro coincide a veces con la celebración mediante la cual los jóvenes de 19 años se convierten en adultos, esto es, en nuevos ciudadanos para la sociedad coreana.

 

Pero, trátese de México, Colombia, Turquía o Corea del Sur, el propósito es relevante: reconocer las aportaciones de los docentes a la educación, base piramidal del bienestar, el desarrollo de los pueblos y, dicho sea sin rodeos, de democracias con calidad ciudadana.

 

Hace 13 años, en entrevista que le hizo la publicación colombiana Al Tablero (que se presenta a sí misma como “el periódico de un país que educa y que se educa”), le hicieron (entre muchas otras) dos preguntas al escritor, historiador, enciclopedista y filósofo español Fernando Savater: “¿Cómo piensa usted el papel del maestro en el siglo XXI?” y “¿Qué les diría a los maestros que pasaron el umbral del siglo y no fueron preparados para todas las transformaciones que vivimos?”

 

Sus respuestas: “El maestro es el soporte básico del cultivo de la humanidad y su labor está ligada al sentido humanista de la civilización, porque él pone las bases de todo el desarrollo intelectual futuro, de la persona plenamente humana, civilizadamente decente en compañía de los demás. Es decir, sin una buena educación dada por el maestro, no hay posibilidad de que luego aparezcan el científico, el político, el creador artístico. El maestro tiene a veces un papel socialmente humilde, pero fundamental desde el punto de vista de la civilización.

 

“Todos sabemos que hay cosas que nos enseñaron y que no podemos enseñar y la paradoja es que tenemos que educar a otros para un mundo que no vamos a conocer. Algunos hemos crecido y sido educados en una dictadura y hemos tenido que preparar a otros para la democracia y las libertades”.

 

Felicidades a los profesores de México y del mundo.

La entrada Al profesor con cariño – Luis Maldonado Venegas aparece primero en Despertar de Oaxaca.