Oaxaca, inseguro; delincuencia aumenta y rebasa a autoridades

Francisco Vásquez

 

En el marco de la XXIII Reunión Nacional del Grupo de Planeación y Análisis Estratégico Contra el Secuestro de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia, realizada el pasado 8 de mayo en Oaxaca, el gobernador del estado dijo que su administración tiene el compromiso de trabajar de manera coordinada con los tres niveles de gobierno para combatir la criminalidad, la inseguridad y el secuestro.

 

Asimismo, señaló que desde el primer día de su gobierno han enfrentado frontalmente los actos delictivos en todas sus vertientes para acabar con la criminalidad, porque, aseguró, es fundamental darle confianza y certeza a la sociedad de que puede caminar libre y segura por las calles.

 

“Tenemos el compromiso de prevenir el secuestro y proteger la integridad física y patrimonial de las y los mexicanos, no habrá impunidad para quienes lastimen a la sociedad, también reconozco la colaboración del gobierno federal y de todas las áreas de justicia, así como de las Fuerzas Armadas, para enfrenar los retos que se han presentado en lo que va de la actual administración”, externó.

 

Contrario a su discurso, la realidad que viven los oaxaqueños es otra, pues el estudio Índice de la Paz en México 2017, arrojó que Oaxaca es el cuarto estado con el mayor deterioro de la paz durante el periodo de 2011 al 2017, al caer 11 lugares en la clasificación nacional, también, integrantes de la LXIII Legislatura local dieron a conocer que el 74 por ciento de la población oaxaqueña de siente insegura y evidenciaron que la Policía Estatal de Oaxaca está catalogada como la quinta peor calificada del país, lo que ha generado la presencia de grupos del crimen organizado.

 

En cuanto al tema del secuestro, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp) informó que en el año 2017 el índice de secuestros en la entidad se duplicó, esto en comparación con los casos registrados en 2016, donde hubo 28 casos de secuestro; mientras que en 2017 durante el primer año de la actual administración estatal, aumentó la cantidad a 51, en este sentido, hasta finales de marzo de 2018 se tenían registrados 11 secuestros, sumando un total de 62 plagios en lo que va de la actual administración.

 

Inclusive las autoridades municipales no se han salvado de la ola de violencia que azota la entidad, según la Asociación Nacional de Alcaldes y la Asociación de Autoridades Locales de México A. C., Oaxaca se ubica dentro de las cuatro entidades más violentas del país y es zona de alto riesgo para presidentes municipales electos, en funciones y retirados, ya que de 2006 a la fecha suman 125 autoridades asesinadas, de las cuales 20 eran de municipios oaxaqueños, lo cual se ha recrudecido en últimas fechas.

 

En cuanto a las ejecuciones, éstas se han desbordado, creando un clima de incertidumbre en la ciudadanía, tan solo en 2017 Oaxaca cerró con un total de 919 homicidios dolosos, que convirtió ese año en el más violento de los últimos ocho, esto según datos del Sesnsp, además el Observatorio Nacional Ciudadano colocó al estado en el lugar 11 del país con mayor registro de este tipo de delitos, según su informe de febrero 2018 sobre delitos de alto impacto publicado el pasado 23 de abril.

 

Mientras, en lo que va de 2018 se han registrado más de 200 asesinatos relacionados con el crimen organizado, durante el primer trimestre fueron 145 personas ejecutadas, en abril se registraron 36 y en lo que va de mayo van más de 19, dándose hasta 10 ejecutados en 24 horas, por otra parte, de acuerdo con el contador de feminicidios de la asociación civil Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad Oaxaca, hasta el momento se han registrado 171 feminicidios en lo que va del sexenio del actual gobernador, cifra alarmante de un fenómeno sistemático que da cuenta de la violencia contra mujeres y niñas, que el Estado es incapaz de contener.

 

Otros de los datos duros en la comisión de delitos dados a conocer por la Fiscalía General del Estado son que respecto al primer bimestre de 2017, en Oaxaca se incrementaron en alrededor de un 15 por ciento la comisión de homicidios dolosos, registrando 64 en enero y 84 en febrero de 2018. El robo a transeúntes, a negocios, casas habitación y violencia intrafamiliar son otros de los delitos que han ido en aumento.

 

Las cifras de robos a casa habitación arrojan que en febrero del año pasado se registraron 57 y en febrero del año 2018 la cifra aumentó a 114. En el robo a transeúntes, en el mes de febrero de 2017 se registró un total de 71 casos, mientras en febrero de este año aumentaron a 157, sólo tomando en cuenta a personas que presentaron denuncia. Mientras el robo a negocios, pasó de 49 a 132 y los delitos de violencia intrafamiliar de 276 carpetas, aumentaron a febrero de este año a 445 carpetas de investigación abiertas.

 

Todo esto a pesar que en este 2018, por primera vez en cinco años, se fijó un notable aumento del 16.03 por ciento al presupuesto de procuración de justicia y prevención de delito, ascendiendo la cantidad a 2 mil 212 millones 553 mil 832.90 pesos, respecto de 2017 que fue de mil 857 millones 722 mil 546.66 pesos, según consta en el presupuesto de egresos del estado.

 

Este dinero se divide entre la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca y la Fiscalía General del Estado, sin embargo, hasta la fecha no se ha visto reflejado en las acciones de combate frontal a la criminalidad como lo pregona el gobernador, pareciera que su equipo de trabajo no le informa de los número rojos que existen en Oaxaca en cuanto al índice delictivo, ya que en distintas ocasiones el titular del Poder Ejecutivo ha declarado que la entidad es segura y que se vive en paz, pero la percepción de la ciudadanía es otra, la violencia se ha convertido en un tema que no ha podido controlar el estado y que roba la tranquilidad a los oaxaqueños.

La entrada Oaxaca, inseguro; delincuencia aumenta y rebasa a autoridades aparece primero en Despertar de Oaxaca.