Radiografía política – Aquiles Cruz Ramales

Radiografía política – Aquiles Cruz Ramales

 

El voto del odio y la transacción

 

Ese odio, coraje y agresión que recibe Andrés Manuel López Obrador, AMLO, lo victimiza y crece al castigo, considero que sus detractores ya rallaron en la ofensa y son los mismos argumentos, repiten y dicen lo mismo que hartan al ciudadano; ya de por si choca, tanto spot donde resaltan las virtudes, ahora se olvidaron de su plan de trabajo que ofrecen al electorado; ahora es odio descarado contra el que puntea desde hace mucho y los ofende esa supremacía, es más, pagan encuestas que creen aquel mito de que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad.

 

A la campaña del odio, hace seis años la conocimos sin que fuera nombrada así por sus autores. Misma que fue direccionada hacia el candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador y también, hacia todos los que manifestaron simpatía por el aspirante y su proyecto.

 

La división de la sociedad fue aún más lacerante tras aquella cruzada que se exacerbó con medidas de la autoridad una vez terminada la jornada electoral; como declarar un empate técnico entre Felipe Calderón y Andrés Manuel. Luego lo mismo con Peña Nieto, negarse al conteo voto por voto y el reclamo de la voluntad del pueblo fue otra agresión al ciudadano, nos consideraron menores de edad.

 

Pero no nos equivoquemos. Esa antipatía no se originó entre la sociedad, fue orquestada desde el poder y permeada hacia la primera. Ansiosos unos de conservarlo y otros de recuperarlo o llegar a éste. La necesidad de mantener sus privilegios, de ser el mandamás, los hace perder el equilibrio e intentar burlarse de los su fragantes con burdas mentiras, el que se mete se aguanta —dicen— y cierto si entras en una competencia y no ganas, acepta tu derrota, serás mejor visto y no por agresivo y ofensivo, digo.

 

En la recta final de la contienda electoral de este 2018, los panistas reeditan su campaña del odio que muy bien les funcionó hace 12 años y que si bien iniciaron direccionándola hacia su antiguo blanco, hoy le suman otro adversario.

 

Este fin de semana, la estrategia de odio y de polarización la verbalizó el propio Anaya y se le sumó la candidata presidencial independiente, que va de ridículo en farsas, la sombra del alcohólico esposo le pesa, no se da cuenta al advertir que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática son la misma cosa. Algo así como el pasado y el populismo.

 

Sin embargo, la candidata independiente bien debe saber que hay quienes piensan que el PRIAN sí existe. Que panistas y priistas son lo mismo. E incluso hay quienes afirman que todos los partidos políticos son iguales, incluyendo a los de izquierda o cualesquiera otros. Es más el mismo Anaya o canalla, entiéndase lavado de dinero, menciono que sería capaz de aliarse con EPN para evitar que AMLO llegara a Los Pinos, lo traicionó el subconsciente, luego lo negó, ya para qué.

 

No quiero imaginar qué pasaría si al final la señora Zavala de Calderón fuera declarada presidenta de México y esta campaña de diferencias y menosprecios permeara aún más.

 

¿Qué harán quienes no se dieron cuenta que fueron manejados para odiar a Peña Nieto y lo que representa, pero tampoco aceptaban la propuesta panista?

 

¿Qué pasará con los priistas, quienes aunque se declaran en posición central, a veces tienen fobias hacia la ideología de derecha igual que hacia la de izquierda?

 

¿Estarán conformes los de izquierda que tanto lucharon por desmarcarse del PRI, incluso desde sus orígenes y ahora los advierten en la misma plana?

 

¿Qué pasará con los panistas que tampoco querían a los priistas, ni a los perredistas en el poder, pero mucho menos a la Zavala?

 

Es la recta final del odio y la confusión. ¡Sálvese quien pueda!

 

Así lo dijo que no se raje… La candidata presidencial expanista, ahora independiente, equiparó a los partidos del Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática como uno mismo: “No nos equivoquemos las otras opciones son el mismo PRI uno de rostro nuevo, pero de mañas viejas y el otro PRI: el populista, el de las crisis económicas”.

 

Visto de esta manera, ¿a quién creerle? A los que están masacrando a AMLO o al propio AMLO que enfrenta una jauría que le reditúa simpatías porque los mexicanos siempre nos vamos del lado del débil, del de nuestro nivel, no de la élite, de esos políticos perfumados y con aires de homosexuales, de los vividores que son rateros de cuello blanco, de esos que ya que se encumbran no te reconocen.

 

Un tal Lira que está en el municipio Merced a barberías y que no ha sabido honrar el apellido, le recordamos cuando estuvo retenido por Corechimac Fipi, en Temascal, ¿acaso recuerda quiénes arriesgaron su vida para rescatarlo?, no se da aires de grandeza siendo que muchas humillaciones le hicieron pasar por fumar Benson y querer buen trato de indígenas, así como ese enquistado podemos escribir por docenas, ingratos, burdos, malagradecidos y lo peor vividores y que no saben ni legislar, mas dignidad señores.

 

Quiero tocar un tema muy álgido, la sumisión, de muchos líderes al sistema, acaso no son luchadores sociales ¿es pregunta, porque si solo están como el demonio de Tasmania, viendo a quien pegarse para que los postule y luego abusar el cargo llenarse de flotillas de taxis, hacer a su hermano Horacio munícipe del pueblo e intentar por enésima vez burlarse del ciudadano y conseguir otra diputación, muchos creyeron en su persona, sin embargo, ofrece sus servicios y hay decepción ya debería comprender que los tiempos cambian. Sayonara.

 

La cita es aquí, email: expreso_oaxaca@hotmail.com; Twitter: @aquilesoaxaca.

La entrada Radiografía política – Aquiles Cruz Ramales aparece primero en Despertar de Oaxaca.