Puerto Libre – Guillermo Hernández Puerto

Puerto Libre – Guillermo Hernández Puerto

 

Juchitán no puede seguir siendo botín de delincuentes

 

Entre los municipios más peligrosos de México se incluye en el noveno lugar a Juchitán de Zaragoza, capital económica y política del Istmo de Tehuantepec. ¿Qué pasa? Se preguntan los juchitecos.

Juchitán de Zaragoza ocupa el tercer lugar entre los municipios más importantes de Oaxaca. No puede seguir siendo una ciudad sin ley, sangrienta y reducto de asesinos y criminales de la peor ralea ni mucho menos botín de delincuentes de cuello blanco que están incrustados en las panillas de concejales que buscan gobernar esta tierra, que pasó a la historia como el primer municipio de gobernado por la oposición en México por la lucha que encabezaron Héctor Sánchez y otros juchitecos.

Como observadores de la vida política, económica y social de Oaxaca a través de más de 30 años de ejercicio periodístico, hemos observado que las planillas que contienden para gobernar a Juchitán hay en todas ellas delincuentes e hijos de delincuentes con cara de juchitecos honorables y honestos, pero que no lo son y que aunque lo nieguen están apersogados como dicen en mi pueblo natal, Cacahuatepec, al fierro de determinado cacique que se quiere apoderar de la vida social, económica y política de esa gran tierra llamada Juchitán a la que admiré cuando niño escuché al trío Monte Albán requinteando y cantando esos bellísimos sones que son orgullo de Juchitán y de todo el Istmo de Tehuantepec: “La Llorona” y “La Petrona”.

Las planillas están integradas por delincuentes e hijos de delincuentes y para muestra un botón: Ahí está la planilla del Partido Revolucionario Institucional, integrada por delincuentes e hijos de delincuentes. ¡Qué horror!

No decimos nombres de éstos porque ése no es nuestro deseo sino de que gobiernen Juchitán personas honorables y honestas, y en Juchitán hay esa clase de personas, pero que los partidos políticos no las toman en cuenta. Estudié la secundaria en la normal rural de Comitancillo y de niño en mi pueblo escuché y me sedujo no sólo el requinteo del Trio Monte Albán, sino esos hermosos sones, “La Llorona” y “La Petrona” que llevo en mi corazón. Por ello y como aprendiz de comentarista de radio, me atrevo a sugerir que los partidos políticos limpien estas planillas de delincuentes e hijos de delincuentes y pongan a personas honorables y honestas no sólo para sacar a Juchitán de sus grandes problemas económicos y sociales, sino para acabar con ese noveno lugar de ser considerada como unos de los municipios de México más violentos y sangrientos de México.

Juchitán, ese pueblo valeroso que derrotó a los franceses en la lucha que encabezó Juárez para acabar con el imperio de Maximiliano no puede seguir siendo ni reducto de delincuentes de cuello blanco ni propiedad o feudo de la delincuencia organizada y de tal o cual cacique. No merece este destino oscuro, violento y sangriento.

En nuestra opinión nos atrevemos a pensar que si se limpian estas planillas llenas de delincuentes e hijos de delincuentes y se pone en ellas a juchitecos honorables y honestos, esa planilla triunfará. Ojalá que así sea. Porque este aprendiz de comentarista no tiene ningún interés de ninguna naturaleza para sugerir está limpia, para que gane determinada planilla, sólo queremos que los partidos entiendan que debe prevalecer por encima de cualquier interés económico y político, el triunfo de Juchitán, no de los delincuentes e hijos de éstos.

La entrada Puerto Libre – Guillermo Hernández Puerto aparece primero en Despertar de Oaxaca.