El pirómano – Yuriria Sierra

El pirómano – Yuriria Sierra

 

Hasta hace una semana, la expectativa internacional descansaba: uno de sus puntos de quiebre estaba a punto de ser resanado. Estábamos a unas semanas de sofocar ese incendio provocado por pataleos transpacíficos. Donald Trump y Kim Jong-un dejaron de pelear por ver quién tenía el botón más grande o el misil más potente. Se agendó una reunión, todo estaba en calma, al menos en ese frente. Pero bastó un tachón, un borrón en la agenda que, si bien ya se rumoraba, no quita esa característica que lo hace ver como (otro) pataleo. El encuentro más esperado en la escena global fue eliminado con la misma velocidad con la que se escribe un tuit. Aunque esta vez no fue en redes sociales. Fue más bien, a la antigua, como hacía mucho no lo hacía la Casa Blanca. Un comunicado en el que, en tres párrafos, desalentó la concreción del final de rivalidad que no por rayar en lo infantil deja de ser peligrosa. Por el contrario, la vuelve aún más un foco rojo.

 

El sueño de Trump de llevarse los titulares, como aquella otra reunión entre los presidentes de las dos Coreas, se esfumó. El estadunidense incluso había propuesto que el encuentro se diera en el mismo lugar, la frontera que divide aquella península, para alimentar su ego y sus dotes de conciliador, que sabemos no tiene. Fue a través de Corea del Sur que la cita se cerró: 12 de junio, en Singapur, informaron después. Pero ayer, la mañana nos regaló una nueva postura de Trump al respecto: “Estaba muy interesado en estar allí con usted. Tristemente, basado en el enfado tremendo y la hostilidad abierta reflejada en su comunicado reciente, siento que es inapropiado, en este momento, celebrar este encuentro largamente planeado…”. A Trump no le gusta la crítica, lo sabe el mundo entero; en los últimos días, funcionarios norcoreanos criticaron declaraciones del vicepresidente, Mike Pence. Así que, defendiendo el estilo de su gobierno, el republicano fue aún más allá: “Nuestro ejército está listo si es necesario…”. Ayer por la tarde, el Pentágono aseguró que estaba listo para atacar Corea del Norte. Trump no mintió, en eso no, al menos.

 

¿Qué sigue? ¿Qué otro frente está dispuesto Trump a incendiar? Bien lo dijo José Antonio Meade el domingo pasado en el debate: “Del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica ya se salió, del Acuerdo Nuclear de Irak ya se salió, del Acuerdo Migratorio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ya se salió, del Acuerdo de París ya se salió y hoy estamos negociando el Tratado de Libre Comercio…”, y éste último tiene hoy en vilo a México y a Canadá. Apenas hace un par de días reiteró que ambos países han sido injustos y han sacado ventaja del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), y advirtió que eso se acabaría. Aunque, sin duda, este frente le ha sido imposible de incendiar gracias al equipo de negociación de esos países que califica de ventajosos. México, comenzando con el canciller Luis Videgaray, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, y el cuadro negociador, han sido cuidadosos para que esta mesa de diálogo siga puesta. La renegociación del Tlcan es de los pocos temas en los que Trump no ha sido contundente, porque incluso lo es respecto del muro fronterizo. En los últimos días han sido evidenciados más casos de abuso de parte de agentes fronterizos: dos mujeres detenidas en Montana sólo por hablar español. Y el caso más grave, el de una migrante asesinada por agentes, quienes aseguran dispararon en defensa propia. Mientras se conocía este caso, Trump le insistía a la prensa que no habrá reforma migratoria si ésta no incluye el muro.

 

Trump incendia todo lo que toca. Y si no, mantiene la llama en el mínimo para darle aire cuando mejor le convenga. Ese es el carácter pirómano de Donald Trump. Y lo peligroso, es que lo mismo ejerce así su política interior que la exterior. Hoy deja abierta la posibilidad de una guerra, una guerra que, con el armamento que existe en el siglo XXI, sería para provocar no unos incendios, sino para abrir las puertas del infierno.

La entrada El pirómano – Yuriria Sierra aparece primero en Despertar de Oaxaca.