Radiografía política – Aquiles Cruz Ramales

Radiografía política – Aquiles Cruz Ramales

 

Niños alcohólicos y drogadictos,

y programas en letra chiquita

 

Pregunta ingenua, ¿y las autoridades qué? A diario y con mayor cinismo, la producción y venta de drogas proliferan por todo el mundo y junto con ellas, las bebidas alcohólicas. Drogas y alcohol están al alcance de todos para convivir, divertirse, socializar o convertirse en adictos. Antes, las drogas tenían sus laboratorios escondidos en la Amazonia por el río Amazonas, donde los productores podían esconderse, pero poco a poco los laboratorios se fueron instalando en lugares menos inhóspitos se incrementaron la producción y laboratorios de procesamiento, para quien sabe cuántos tipos de drogas

En la actualidad, la producción de algunas llega a ser hasta doméstica, pues los laboratorios se encuentran en pueblos y zonas urbanas, como recientemente fue descubierto uno en la zona de Matías Romero Avendaño en el Istmo, donde la Procuraduría General de la República lo clausuró. Por lo que corresponde a la cuestión de las bebidas alcohólicas, éstas se expenden lo mismo a granel que embotelladas en sus diversas presentaciones, marcas y precios, al alcance de todos. No estamos descubriendo el hilo negro, sino simplemente hacemos la referencia por las graves consecuencias que han traído consigo las drogas y alcohol, mismas que están a la vista en los números fríos de las estadísticas que aún no cuantifican a los drogadictos que tenemos, sobre todo en las entre los niños de 8 a 10 años y hasta los adultos de 25 a 30.

Más todos los que “se hayan quedado en el viaje”. Lo que sí se sabe, por cuánto a las bebidas embriagantes o alcohólicas, es que en antros principalmente de Santa Lucía del Camino en el sureste de la ciudad de Oaxaca, señalan, expenden a los ebrios ya sin conciencia licores adulterados; es un grave problema de salud pública el exceso del consumo de alcohol, no sólo entre los alcohólicos mayores que hasta han formado sus tétricos grupos como el llamado Escuadrón de la Muerte por los rumbos del Mercado de Abastos, riveras del río Atoyac, y algunas colonias como Morelos y Bravo Ahuja, junto a cantinuchas como La laguns, sino por la penetración que la venta y compra de alcohol, ha proliferado según las estadísticas, al tener ahora como alcohólicos a niños de 10 a 12 años.

Así como a púberes, adolescentes y jóvenes, según datos de la Dirección de Salud de Oaxaca a cargo ya no sabemos de quién, pues cambian secretarios unos malos por otros peores, el último, Juan Díaz Pimentel, salió prácticamente corrido por querer jugar a limpiar de aviadores y tranzas la Secretaría de Salud.

Con el 63 % de alcohólicos entre los 12 y 24 años. Como se ve, el problema no es menor, pues no se está hablando de consumidores de embriagantes en forma controlada, sino de menores y jóvenes enfermos de alcoholismo preguntas dirigidas a aquellos que deben y tienen que participar con propuestas serias, para abatir la drogadicción y el alcoholismo. En principio y por los menos de edad ¿en dónde están las madres y padre de familia? ¿Dónde están los profesores, hoy tan disminuidos en su autoridad frente a los alumnos, precisamente por el comportamiento de los padres de familia? ¿En dónde están las autoridades de educación en sus niveles básico, medio, medio superior y profesional, con acciones concretas para tratar de contener ambos males? ¿En dónde están el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia estatal, los municipales y tantas organizaciones disque de lucha social que seriamente participen en problemas de esta magnitud? Por desgracia, hay propuestas que se quedan sólo como planes de escritorio y declaraciones alegres para los medios de comunicación. Que se sepa, parece que sólo los grupos de lucha social son los drogadictos y alcohólicos anónimos, junto con alguna otra estructura.

Los únicos que hacen lo que pueden, pues no cuentan con recursos oficiales ni sociales o de particulares que los apoyen para hacer labores a fondo, frente a estos problemas que crecen y se agravan. El gobierno federal, estatal y los municipales están a punto de entregar las riendas a quienes vengan en relevo, si aún hay voluntad política, los que se van, todavía pueden sembrar programas serios frente a los problemas planteados, que no saben ni de trienios ni de sexenios, sino que en el tiempo van por la libre con su desastrosa penetración, quebrantamientos y destrucción social. Ojalá que lo entiendan los que aún están, deben y pueden hacer algo al respecto, para que quienes lleguen encuentren referencias que encausen los próximos esfuerzos contra las drogas y el alcohol, en defensa de nuestra niñez, púberes, adolescentes y jóvenes.

También a los candidatos en campaña, eso que se rasgan las vestiduras por amor a la ciudadanía, no se escucha un programa para reencauzar a los jóvenes, casi niños inmersos no sólo en el alcohol, las drogas, sino también en la vagancia, limpiando parabrisas en cruceros, para comprar activo, Resistol 5 000 u otro solventes, hay una camioneta que los organiza en forma criminal, si deberás la policía quisiera desmembrar esta organización pondría cuidado.

Muy temprano los dejan en cruceros para que a las seis de la tarde pasen por ellos y “hagan cuentas” según les dan protección, pero súmele son caso 200 pequeños distribuidos en la ciudad,

¡Ahí se la dejamos! ¡Si Alejandro Murat, si quiere, todavía puede dar órdenes!

¡Hasta mañana, que será un día más! Sayonara.

 

La entrada Radiografía política – Aquiles Cruz Ramales aparece primero en Despertar de Oaxaca.