Mario Castellanos Alcázar – Arena Política

Mario Castellanos Alcázar – Arena Política

México y los migrantes

México es por ahora el punto de atención a nivel nacional e internacional por el paso del flujo migratorio de los centroamericanos que van a los Estadlos Unidos de América, por el trato que se les da, la hospitalidad de los mexicanos y asimismo la flexibilidad de la ley del migrante que no tiene los preceptos claros en relación a una postura firme y congruente, no solo para respetar sus derechos humanos, sino para mantener una sana relación con los países que propician el éxodo de su gente, pero tampoco existe correlación diplomática con los Estados Unidos de América.

Incluso México es un país en donde los gobiernos de la nación no han tenido empeño y muchos menos entrega para resolver el problema agudo que representan las corrientes migratorias que provienen de los países centroamericanos, pero ni siquiera para frenar el flujo de mexicanos al vecino país del norte.

Más bien el problema migratorio se ha politizado en México, en Estados Unidos de América y los países creadores de migrantes que no son pocos, pues la corriente mundial se multiplica a través de los años y forman una verdadera historia que no se ha podido reglamentar ni fundamentar como un asunto de seguridad nacional e internacional ni aun con la participación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Tenemos que de siete mil 300 millones de personas que habitan en el mundo en el año 2015, 244 millones eran migrantes internacionales y Estados Unidos es el receptor del 20 por ciento de este flujo migratorio, lo que representa un grave problema que no solo es de los centroamericanos, sino del mundo globalizado, de ahí que urge un nuevo tratado para que los gobiernos de los países con este fenómeno social se entrelacen para tomar acuerdos que resuelvan el caso de la migración internacional.

México emigra a los Estados Unidos de América 12 millones de mexicanos y de éstos el 50 por ciento son indocumentados que cruzan la frontera bajo sus propios riesgos, pues no cuentan con la seguridad ni protección del gobierno mexicano más que con su suerte, la bendición o maldición del gobierno estadounidense como ocurre en la actual administración norteamericana que amenaza construir un muro antimigrante so pena de ser condenados, deportados o encarcelados.

En los últimos años Estados Unidos de América ha deportado cuatro millones de centroamericanos a sus países de origen, miles de éstos se quedan en México y deambulan clandestinamente en las entidades del sur de la república mexicana ocasionando muchos problemas de inseguridad y violencia, situación que tiende a empeorar con el éxodo reciente que proviene de Honduras, Nicaragua, el Salvador y Guatemala sin que el gobierno mexicano tenga un plan definido para darles asilo, trabajo, seguridad, alimentación, atención médica entre otros servicios públicos.

Mientras tanto México está en la mira nacional e internacional en ocasión del paso de los centroamericanos que van al vecino país del norte, pero todavía el presidente Donald Trump amaga al gobierno mexicano para que no los deje pasar, pues de no detenerlos vendrá todo tipo de represión hasta afectar las relaciones comerciales y de seguridad pública, lo que por cierto tiene en jaque al presidente electo Andrés Manuel López Obrador, quien por cierto está dando bandazos y está supeditado a los vaivenes de la autoridad americana.

Comentarios. Zimatlán de Álvarez. En este municipio con 22 mil habitantes y 12 agencias municipales luego del proceso electoral por mayoría de votos se reeligió el presidente municipal panista Javier Barroso Sánchez, quien tomará posesión el uno de enero del año entrante pese a que ya está funcionando en un periodo de dos años, pero qué decir de su nuevo triunfo electoral, pues la gente, es decir los votantes no sufragaron por el Partido Acción Nacional (PAN), sino por la persona y por las circunstancias políticas, porque sí ha trabajado. En este municipio los electores no se volcaron por Morena, pese a que lo hicieron por este partido en la elección del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lo que significa el rotundo rechazo del Partido Revolucionario Institucional (PRI), pero también porque el candidato de Morena a la presidencia de Zimatlán, José Alfredo Jiménez, quien en su planilla se rodeó de puros priistas y lo mandaron al archivo de los perdedores, pero en fin el ciudadano distinguido de ese municipio, Constantino de Jesús Valeriano, señaló que después de todo habrá un ayuntamiento plural y a la vez existe un clima de paz y estabilidad social. Email: carloscastellanos52@hotmail.com.

 

La entrada Mario Castellanos Alcázar – Arena Política aparece primero en Diario Despertar de Oaxaca.